El traslado

Y llegaron los tiempos del cambio. La ciudad había variado su fisonomía. Los carros dieron paso a los camiones. Avenida Freyre ya era un punto neurálgico de la ciudad de Santa Fe. La actividad del Mercado de Abasto interrumpía cada vez más el tránsito de la zona. El espacio había quedado reducido y las ventas se incrementaban notablemente.

Es así como en 1981, quien fuera intendente de facto de la ciudad, Miguel A. Coquet, informaba a la Comisión Directiva de ese momento que debían trasladarse al norte de la ciudad, entregándoles en concesión, por 25 años, el predio de Teniente Loza y Acceso Norte, donde aún hoy se encuentra ubicado. Uno de los cargos de dicha licencia fue el de construir el enorme edificio donde desde entonces desempeñan su actividad productores y abastecedores de frutas y verduras. Por aquel tiempo el paisaje era desolador. Un páramo con algunos aromos y terrenos inundados era todo lo que había. En suma, un gran baldío. Los trabajos comenzaron aunque no exentos de dificultades. Primero se organizó la sociedad anónima que administraría el contrato de concesión firmado con la Municipalidad, siendo en el inicio 87 los socios que refrendaron el acta empresaria el 26 de junio de 1980. Luego, con la obtención de créditos, se consiguió erigirse, en apenas diez meses, la mole donde hoy funciona el Mercado.